Menú principal
· Home
· Fantasmas
· Ovnis
· Foros
· Horóscopo Chino

Horoscopo y Astrología
· Horoscopo gratis
· Tarot Online
· Quiromancia
Mas alla
· Ouija virtual
· Vida pasadas


El ave Fenix

Origen del Ave Fénix viene de los desiertos de Libia y Etiopía. Aun así, su nombre proviene del griego phoinix que significa rojo fotos ave fenix


En el jardín del Paraíso, bajo el árbol de la sabiduría, crecía un rosal. En su primera rosa nació un pájaro; su vuelo era como un rayo de luz, magníficos sus colores, arrobador su canto.

Esta majestuosa ave rodeada de fuego, renace de entre las cenizas representante de la resurrección y la esperanza mitologia fenix



El origen del Ave Fénix viene de los desiertos de Libia y Etiopía. Aun así, su nombre proviene del griego «phoinix» que significa rojo. Se le consideró un animal fabuloso, una especie de semidiós según la tradición, el Ave Fénix se consumía por acción del fuego cada 500 años, y un Ave Fénix nueva y joven surgía de sus cenizas.fotos ave fenix

Dibujos ave fenix

Los griegos le dieron el nombre de Phoenicoperus, esto es alas rojas, apelativo que se extendió por toda la Europa romana y ha sido posteriormente adoptada para denominar al gran flamenco por todos los científicos del mundo. Para el pueblo griego consistía en un pájaro que, con sus alas perfumadas de deliciosos olores, se dirigía hacia el altar del sacerdote Heliópolis, donde se incendiaba el mismo con el fuego. Al día siguiente de su muerte, aparecía un gusano pequeño en el mismo lugar que se transformaba un día después en un gran pájaro adulto.

Durante la dominación romana, los primeros cristianos, influidos por los cultos helénicos, hicieron de esta singular criatura un símbolo viviente de la inmortalidad y de la resurrección. En la mitología del antiguo Egipto, el Ave Fénix (también llamado Benu) representaba el Sol, que muere por la noche y renace por la mañana. En este caso surge de un huevo primigenio. Otro simbolismo que se le da al Ave Fénix es de la esperanza, ya que representa la esperanza que nunca debe morir en el hombre. Se le ha visto una relación con el pájaro de fuego de la mitología aborigen americana.

Otra versión:

El Ave Fénix o Phoenicoperus como lo conocían los griegos es un pájaro mitológico del que se dice entre otras cosas que fue la única bestia del paraíso que se negó a probar la fruta prohibida, y que por ello al arder a causa de una esquirla de la espada llameante del arcángel se le concedieron entre otros dones la inmortalidad, a través de la capacidad de renacer de sus propias cenizas, la virtud de que sus lágrimas fueran curativas y algunos otros poderes que también varían según la versión del mito.

Es un ave mitológica fabulosa que vivía en los desiertos de Arabia, su aspecto era parecido al de una garza, del tamaño de un águila, y tenía 2 largas plumas a modo de cresta. Para los egipcios era como el símbolo de la inmortalidad y dios protector de los muertos, debido a que tenia una estrecha relación con el renacimiento, decían que tenia un color rojo y plumas de oro, y en su honor le dedicaron un templo en Heliópolis que fue la ciudad sagrada del Fénix, donde volvía cada 500 años para morir y renacer ya que este es su principal papel, renacer y crearse a si mismo. 

En el reino medio se decía que era el guía del sol, y se le asocio con el planeta Venus, se representaba como una garza, que a veces lleva la corona blanca y dos plumas o la corona Atef o el disco solar. Los cristianos lo adaptaron como símbolo de resurrección. 

Según Heródoto un historiador griego, cada 500 años el ave creaba una hoguera de incienso en la que ardía y de la que surgía un gusano que con el calor se transformaba en un nuevo Fénix. 









EL FENIX, AVE DE LUZ



Solo hay un ave Fénix, gentil, bella y amable y todas las aves la adoran.
Son tantas las aves en el mundo, que si levantaran el vuelo a un mismo tiempo, el cielo se oscurecería.

Pero existe solamente un ave Fénix. De ella se afirma que es como el sol por vivir en el cielo llena de esplendor. También se dice que nace del fuego y muere en el fuego, como el sol que aparece con el brillo dorado de la aurora y muere en el horno rojo atardecer.

Pensemos en el ave Fénix, del tamaño de un aguila, con su plumaje de púrpura y oro, de rojo y naranja, de verde, escarlata y rosa, más brillante que el arcoiris, a quien las aves, sus congéneres, "llaman el dador de vida".

Se cree que el ave Fénix vive mil años, que renace cuando muere y que su juventud es perenne.

Cuando al ave Fénix le llega la hora de su fin, construye un nido de sándalo y otras maderas y hierbas resinosas y perfumadas, en lo alto de una montaña de la lejana Arabia, donde vive.

Echado sobre él abriendo las esplendorosas alas, la luz del sol consume ave y nido, mientras el Fánix canta su mas bella canción y todo queda convertido en perfumadas cenizas. 

Pero entre los restos del incendio aparece un huevo, que el calor del sol se encarga en empollar; y aquí que nuevamente nace le ave Fénix, brillante como la luz del sol y aliemntedo por ella. Cuando a crecido suficiente, el jóven pájaro recoje las cenizas maternales volando hacia ejipto las esparce en el tmplo de Osiris, el dios-sol.
Entonces durante mil misteriosos años, el nuevo Fénix cuida el mundo y a sus criaturas, hasta que le llega la hora de morir.

"¡Que admirable es!, cantan los pájaros al amnecer y se elevan hacia el Fénix para embriagarse de su luz".

"Pero ¡cuan triste debe estar!, suspira una paloma, al sentirse tan solo en este mundo"

(Blythe, Bestias Fabulosas)









POEMAS AL FÉNIX
El Ave Fénix

" Soy el último en tu camino 
la última primavera y última nieve 
la última lucha para no morir. 

Y henos aquí más abajo y más arriba que nunca. 

De todo hay en nuestra hogera 
Piñas de pino y sarmientos 
Y flores más fuertes que el agua 

Hay barro y rocío 

La llama bajo nuestro pie la llama nos corona
A nuestros pies insectos pájaros hombres 
Van a escaparse 

Los que vuelan van a posarse. 

El cielo está claro la tierra en sombra 
Pero el humo sube al cielo
El cielo ha perdido su fuego. 

La llama quedó en la tierra. 

La llama es el nimbo del corazón 
Y todas las ramas de la sangre 
Canta nuestro mismo aire 

Disipa la niebla de nuestro invierno 
Hórrida y nocturna se encendió la pena 
Floreció la ceniza en gozo y hermosura 
Volvemos la espalda al ocaso 

Todo es color de aurora. " 

Paul Eluard (Francia, 1895-1952) 







Arde en la hoguera de su propio vuelo. 

Bajo el cuerpo de lumbre ella es el Sol.
Su resplandor la atrae y la convierte
en ceniza.
Viaja a su íntima noche, se asimila
al leve polvo errante de los muertos.


Pero entre lo deshecho se rehace.
Toma fuerzas del caos, se teje en luz
Y amanece en la llama indestructible.

Pacheco 





Pozo de Lascaux

Desde el alba de los tiempos 
la prístina oscuridad milenaria de la cueva 
sólo es turbada 
por el azorado respirar del enigma. 


Hombre-pájaro 
¿Qué fantasmas inquietan tus alas? 
¿Qué inmensidades incapturables 
te encendían? 

Hombre erecto 
tu remota vigilia nos alcanza 
éxtasis, exaltación, lágrimas 
amor y muerte. 


Ave fénix 
inquietante pulsión trashumante 
que nutre la continuidad 
del plasma inmortal. 

Hombre alado 
vivimos en tus sueños 
que trasciende los insondables 
confines de la muerte. 

Conmueve tu arrebato 
nos hermana tu miedo conjurado 
nos enlaza 
el carnal y perpetuo interrogante.

Edith de Muñoz 

 

 
 
Mitos y leyendas
 



2004 - 2009 © Mitos y leyendas misterios.com